miércoles, 5 de noviembre de 2014

Liquidación del régimen económico matrimonial y reparto de bienes

Liquidación del régimen económico matrimonial y reparto de bienes
La separación o divorcio de un matrimonio supone la extinción de la unidad económica en la que se convierte la familia desde la celebración del enlace. Todo matrimonio regula sus relaciones patrimoniales en atención a un régimen económico-matrimonial que se elige al celebrar las capitulaciones matrimoniales al inicio del mismo o bien al que queda sometido como consecuencia de la previsión que realiza la ley civil común aplicable a la pareja.

Uno de los pronunciamientos que debe recoger la sentencia que pone fin al matrimonio es precisamente la liquidación del régimen económico que se aplicaba al mismo. Es posible que si los cónyuges así lo deciden, la liquidación no se realice de hecho en este momento pues no existe ningún tipo de plazo legal para hacerlo. La liquidación en el momento en que se lleva a cabo la separación o divorcio supone un ahorro en términos de tiempo y dinero ya que si no, las partes deberán iniciar un procedimiento independiente para ello. Sin embargo, es comprensible que los esposos en unos instantes emocionalmente delicados prefieran dejar las cuestiones económicas para un momento posterior haciendo mención de ello en su demanda de divorcio.

La liquidación del régimen económico-matrimonial se debe realizar cuando las relaciones económicas se rigen por las reglas del régimen de gananciales, puesto que es en este en el que los cónyuges son partícipes de una masa común que debe repartirse entre ambos de acuerdo con sus normas. De manera general, se realizará la valoración de los bienes de la pareja y una vez satisfechas las posibles deudas con terceros o con los patrimonios propios de los cónyuges se adjudicarán los mismos a las partes.

Una posibilidad recomendable en algunas ocasiones en caso de aprovechar el procedimiento de divorcio para llevar a cabo la liquidación del régimen económico matrimonial, es dejar algunos bienes cuyo reparto puede llegar a ser más conflictivo fuera de la misma, por ejemplo, la vivienda familiar.

Nuestros letrados le asistirán en los procesos de liquidación del régimen económico que rija su matrimonio con el fin de que se respeten sus derechos de contenido económico y gracias a nuestra experiencia le orientaremos para que la misma se realiza de la manera más beneficiosa a sus intereses.