Disolución del régimen económico matrimonial en caso de nulidad

El Código Civil contiene una regla específica para el caso de nulidad del matrimonio. Supone que el cónyuge de buena fe podrá optar por liquidar el régimen económico de acuerdo con las disposiciones relativas al régimen de participación, y el cónyuge que obró de mala fe no tendrá derecho a participar en las ganancias obtenidas por el otro cónyuge.

Estas previsiones pueden ser motivo de una controversia que merece ser explicada. Si la nulidad declara que no existió matrimonio, ¿por qué existe un régimen económico matrimonial susceptible de ser disuelto y liquidado? Pues bien, en relación con la regulación del matrimonio putativo, el régimen económico matrimonial es uno de los efectos del matrimonio que no se ve afectado por la declaración de nulidad en perjuicio del contrayente de buena fe. Esta norma tiene sentido cuando el régimen económico es el de gananciales.

Sin embargo, si el régimen es el de separación de bienes, se entiende que estamos ante un efecto que no existía anteriormente, puesto que no se puede imponer una comunidad para ser disuelta a un matrimonio que pactó la separación económica en defecto de la comunidad. Por tanto, la finalidad no es de beneficiar al cónyuge de buena fe, sino de evitar que el de mala fe pueda participar en las ganancias obtenidas por el otro cónyuge.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE